El Atlas de Riesgos como una herramienta fundamental para trascender de la protección civil a la adaptación al cambio climático

20-01-2016



M. I. Andrés Aguilar Ortega; M. I. José Esparza Claudio; M. C. Alejandra Rivera Trasgallo; Ing. Julio Cesar Lovio Sanchez. Ciatec*

 

Actualmente, los mexicanos podemos decir que hemos aprendido en cierto grado a cuidarnos y a reaccionar de manera adecuada cuando ocurren fenómenos naturales o humanos que pueden significar desastres. Ello gracias a la protección civil institucionalizada, profesionalizada y moderna que tiene sus inicios en la creación del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) después del terremoto de 1985 que tuvo graves efectos en la Ciudad de México. Prueba de ello es la disminución de fallecimientos causados por desastres (a pesar de que éstos aumentaron en número) aunque es notable además el hecho de que las pérdidas económicas se han incrementado (PEF, 2014). Estas tendencias muestran una mejor preparación y capacidad de respuesta ante emergencias, pero también una falta de enfoque en la prevención (OCDE, 2013), muy lejos todavía de la adaptación al cambio climático, parte del objetivo central de la Convención Marco de Las Naciones Unidas Sobre Cambio Climático (Naciones Unidas, 1992) y de la Ley General de Cambio Climático (LGCC, 2015).

Nuestra protección civil está todavía en el nivel de respuesta a emergencias y, si bien hay un impulso legítimo de parte del gobierno federal mexicano que privilegia el enfoque de la prevención de desastres (GR, 2013), es innegable que hay herramientas básicas de la prevención, como son los códigos de construcción y los planes de desarrollo municipales y estatales, que no son todavía congruentes con los principios de la protección civil (LGPC, 2014). Sumado a ello, el conocimiento actual sobre cambio climático y la predicción científica de sus posibles efectos develan a México como un territorio particularmente vulnerable ante fenómenos climáticos exacerbados por el calentamiento global: sequías, ondas de calor y cambios en los patrones oceánicos que pueden modificar la intensidad de los huracanes (Fedorov, et al., 2010; INECC, 2012; BM, 2013). Por ello, es de vital importancia no sólo el consolidar la protección civil como una herramienta eminentemente preventiva sino elevarla al ámbito de la adaptación al cambio climático.

En este contexto, los mexicanos debemos hacer esfuerzos importantes para mejorar nuestra capacidad para enfrentar el arribo de los diversos fenómenos naturales, humanos y los devenidos por el cambio climático, referidos en conjunto como agentes perturbadores. Para ello, es necesario contar con un conocimiento profundo, tan exhaustivo como específico, sobre los agentes perturbadores, cuyo fin deberá ser no sólo predecir la ocurrencia, frecuencia e intensidad de los agentes perturbadores y sus daños relativos, sino principalmente definir las estrategias de defensa, resistencia y resiliencia que permitan a los ciudadanos preservar la vida, el hogar y la infraestructura de sus ciudades y comunidades, y recuperarse rápidamente de los efectos adversos inevitables.

Una herramienta fundamental que permite visualizar con precisión los impactos producidos por los agentes perturbadores es el Atlas de Riesgos que fue creado por el Centro Nacional de Desastres (Cenapred) como parte de las atribuciones del gobierno federal (LGCC, 2015). Éste es un sistema de información que permite identificar agentes perturbadores y agentes afectables (ciudadanos, infraestructura, etcétera), estimar y especificar los daños potenciales que representan, y proyectar los escenarios que describen su temporalidad y ubicación espacial. Esta información y su análisis sistemático son de prioritaria importancia para la prevención de desastres y para la adaptación al cambio climático.

El Atlas de Riesgos se ha presentado como un instrumento de política de cambio climático en los tres órdenes de gobierno (Semarnat, 2013). Sin embargo, las guías para la elaboración de atlas de riesgos no consideran todavía criterios de cambio climático. Desarrollar los escenarios de la ocurrencia de fenómenos perturbadores considerando los efectos del cambio climático para estar preparados y prevenir desastres debe ser una preocupación central del país, como lo declara el Consejo de Cambio Climático (Semarnat, 2014).

En el año 2013, Cenapred actualizó las guías de contenido mínimo para elaborar Atlas Estatales y Municipales de Riesgos estableciendo diferentes niveles de análisis de información, especialmente para el fenómeno hidrometeorológico (Cenapred, 2013). Sin embargo, queda pendiente el alinear dichas metodologías con los escenarios del cambio climático que han sido identificados y propuestos por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC, 2012).

En otro ámbito, Conacyt planteó un trabajo de análisis y discusión entre los investigadores de los Centros Públicos de Investigación (CPI´s) para la formulación de siete mega-proyectos estratégicos basados en desarrollo científico, tecnológico, social, humanístico y de innovación, todos ellos alineados con los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo (GR, 2013; Semarnat, 2014), y orientados a la solución de algunos de los grandes problemas nacionales, que actualmente están conformados como Programas de Investigación de Largo Aliento (PILA). Uno de ellos está encaminado a atender el tema de cambio climático y sustentabilidad como un eje transversal para diferentes metas nacionales (México próspero y México con responsabilidad global) y de política pública. Este programa destaca una línea de investigación específica, coordinada por el Ciatec, A.C., dedicada a desarrollar aportaciones al Atlas Nacional de Riesgos.

Actualmente, el Ciatec desarrolla el Atlas Estatal de Riesgos para el Estado de Baja California Sur (BCS) mediante la coordinación de cinco centros públicos Conacyt, colaboradores  del PILA, y dos universidades, la UAM-Azcapotzalco y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Los principales retos son ligar los componentes del riesgo con los escenarios del cambio climático de futuro cercano (año 2039) y de futuro lejano (año 2099), y desarrollar indicadores directos o indirectos para evaluar el riesgo relacionado con los procesos de adaptación y resiliencia observados en BCS. Con ello, se obtendrá un instrumento rector en la propia estrategia del desarrollo urbano y territorial que será la herramienta de prevención y mitigación de los efectos de los desastres en la población, la infraestructura estratégica y los sectores productivos.

 

Foto de reunión con el Cenapred, Segob y Gobierno de Baja California Sur.

Fotos de reuniones con el equipo de trabajo (Ciatec, CentroGeo, Colmich, UAM, Cimat, CICESE, Cibnor y UMSNH).

Referencias

BM (2013): Banco Mundial. Las dimensiones sociales del cambio climático en México. Unidad Administrativa del Sector de Desarrollo Sustentable Región América Latina y el Caribe. Documento del Banco Mundial, pp. 70.

Cenapred (2013): Centro Nacional de Prevención de Desastres. Guía de contenido mínimo para la elaboración de Atlas Estatales y Municipales de peligros y riesgos versión 2013. Dirección de Análisis y Gestión de Riesgos. Dirección de Investigación. México, D. F. pp. 101.

Fedorov, A.; Brierley, C., and Emanuel, K. (2010). Tropical cyclones and permanent El Niño in the early Pliocene epoch. Nature, 463, 1066-1070.

GR (2013): Gobierno de la República. Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. Enrique Peña Nieto. Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. México. pp. 183.

INECC (2012): Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático. Adaptación al cambio climático en México: visión, elementos y criterios para la toma de decisiones. Primera edición, INECC-Semarnat, México, pp. 182.

LGCC (2015): Ley General de Cambio Climático. Nueva Ley publicada en el Diario Oficial de la Federación el 6 de junio de 2012. Últimas reformas publicadas DOF 13-05-2015. Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión. Secretaría General. Secretaría de Servicios Parlamentarios. México. pp. 51.

LGPC (2014): Ley General de Protección Civil. Nueva Ley publicada en el Diario Oficial de la Federación el 6 de junio de 2012. Últimas reformas publicadas DOF 03-06-2014. Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión. Secretaría General. Secretaría de Servicios Parlamentarios. México. pp. 32.

Naciones Unidas (1992). Convención marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Nueva tirada por razones técnicas, FCCC/INFORMAL/84. GE: 05-62301 (S), 220705, pp. 26.

OCDE (2013). Estudio de la OCDE sobre el Sistema Nacional de Protección Civil en México, ODCE Publishing. http://dx.doi.org/10.1787/9789264200210-es 

PEF (2014): Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2015. Nuevo Presupuesto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 3 de diciembre de 2014. Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión. Secretaría General. Secretaría de Servicios Parlamentarios. México. Pag. 76. pp. 256.

Semarnat (2013): Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Estrategia Nacional de Cambio Climático Visión 10-20-40. Primera Edición. México, pp. 61.

Semarnat (2014). Versión de difusión del Programa Especial de Cambio Climático 2014-2018. México. pp. 91.

 

* Ciatec, A.C. Dirección de Soluciones Tecnológicas.

Para más información, escribir al doctor José de Jesús Esparza Claudio.


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com