Privación de la libertad: vulneración a la vida y seguridad humana

26-10-2015



Por Jacqueline Peralta Velázquez

“Antes de entrar en el automóvil miró por encima del hombro para estar segura de que nadie la acechaba…” – Gabriel García Márquez, Noticia de un secuestro.

El ser humano es libre por naturaleza, lo que le permite forjarse como individuo; sin embargo, está condicionado por diversos factores sociales, éticos y morales que lo llevan a la dependencia de un entorno altamente globalizado. Históricamente, la necesidad de adaptarse al medio surge desde tiempos remotos; la lucha por diversos bienes, el poder y el control nos han llevado a pervertir el sentido de convivencia en sociedad.

Este tópico ha sido de interés y denuncia para muchos hombres de letras. Tenemos el caso de Homero, que desde su tiempo y espacio plasmó episodios relacionados al rapto en sus grandes obras griegas como La Odisea y la Ilíada. De igual manera, tenemos el ejemplo más contemporáneo de Gabriel García Márquez, que en su obra Noticia de un secuestro combina su faceta de periodista con la de escritor, narrando el secuestro cometido por Pablo Escobar contra un grupo de periodistas en Colombia en el año 1990 durante la presidencia de César Gaviria.

La investigación de García Márquez une la historia real de Maruja Pachón Villamizar junto a la de otros nueve secuestros llevados a cabo por el narcotraficante para ejercer presión política en Colombia. Sin embargo, este hecho transgresor no es exclusivo de un lugar o de un tiempo determinado; es una forma de agresión que vulnera al ser humano, independientemente de su raza, nacionalidad, sexo, religión o clase social. En México, la violencia se ha vuelto una práctica común en la vida diaria, una forma más de las miles que existen para agredir al ser humano.

El coordinador de la Unidad de Análisis sobre Violencia Social en México, René A. Jiménez Ornelas, en su libro El secuestro: uno de los males sociales del mexicano, comenta:

En los primeros tiempos del siglo XXI y en las últimas décadas del siglo pasado, se han gestado cambios fundamentales en el mundo, la globalización económica no solo genera nuevas determinaciones de soberanía de los pueblos, sino también diversos procesos sociales. Dentro de éstos destaca la inseguridad pública que produce la violencia social.

De acuerdo con el Consejo para la Ley y los Derechos Humanos de la organización México denuncia, entre 2007 y 2008 se demandaron esquemas de investigación y prevención del delito más seguros, por lo que el gobierno federal y estatal de Baja California Sur crearon las Fuerzas Antisecuestro (FAS), prometiendo ofrecer respuestas más eficaces ante dichos crímenes. Igualmente existe la asociación Alto al secuestro que, de acuerdo con CNN México, informó que se documentaron 138 casos, de los cuales, en 14% de las víctimas murieron.

Los secuestros denunciados en nuestro país han incrementado 7.8% durante el mes de abril en este año. Las cifras que esta organización arroja nos dicen que diez estados concentran 82% de este delito, los cuales son: México, Tamaulipas, Guerrero, Morelos, Distrito Federal, Veracruz, Michoacán, Tabasco, Jalisco y Oaxaca. Alto al secuestro predice que “si el país continúa con la tendencia mensual que hasta ahora se reporta, al final de 2015 se registrarían alrededor de 7,000 secuestros, sin contabilizar la cifra negra, que según estimaciones de las autoridades federales alcanza a 9 de cada 10 delitos”.

Acorde con El Economista, el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) reveló el año pasado que México tiene el primer lugar en secuestros a nivel mundial. El director general del organismo, Francisco Rivas, dijo que “el delito del secuestro continúa a la alza y se extiende a más municipios”.

El secuestro es un crimen que se ha vuelto toda una industria generadora de violencia e inseguridad que afecta a personas de cualquier condición económica. Existen tantas modalidades y tipos para privar a alguien de su libertad que ya nadie está exento de ello.

Lamentablemente, este acontecimiento tiene que ver con la corrupción y la impunidad, no solo del gobierno sino de la sociedad. La mayoría de los casos se relacionan con los mismos miembros elegidos para la protección y seguridad de la ciudadanía, la policía, quienes piden dinero a las familias para agilizar soluciones e investigaciones.

Debido a ello, las personas ya no denuncian ni acuden por ayuda, pues no creen en el sistema debido a la indiferencia y abuso por parte de la autoridad, pero que no se denuncie no significa que el delito no exista. Surge, entonces, la sobrevivencia por encima de los demás, una civilización basada en un esquema de competencias.

Las consecuencias son fatales: atentar no solo contra la libertad sino también contra la vida misma de alguien más. Nos corresponde a cada uno de nosotros el educarnos bajo las normas y valores que hacen que un núcleo social funcione en armonía, sin olvidar que la libertad de un individuo termina donde comienza la del otro.

Mientras seamos ciudadanos y humanos que no respeten la ley ni la sociedad, no podemos exigirles a las autoridades un cambio tan radical, pues el cambio empieza con uno mismo.

Bibliografía
"Los casos de secuestro aumentaron 7.8% durante abril en México". CNN México,18 de mayo de 2015. 

"México es primer lugar en secuestros: ONC". El Economista, 26 de agosto de 2014.

García Márquez, Gabriel (1996). Noticia de un secuestro.

Consejo para la ley y los derechos humanos. Secuestros por año.

Ornelas, R. A. (s.f.). El secuestro: uno de los males sociales del mexicano.


Jacqueline Peralta Velázquez es estudiante del VII semestre de la carrera Licenciatura en Lengua y Literatura de la Universidad Autónoma de Baja California Sur. Actualmente, como parte de su servicio escolar, es auxiliar de profesor investigador del Dr. Gabriel Antonio Rovira Vázquez, jefe del Departamento Académico de Humanidades de la UABCS. Correo de contacto: jacquelineperalta94@hotmail.com

 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com