El derecho humano al agua desde una perspectiva glocal

18-11-2015



Por Enrique Salgado Piña

Entre los diversos artículos que componen la serie de derechos humanos estipulados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hay algunos, que por sus características y peculiaridades serían, en teoría, innecesario enlistarlos en dicho documento; el problema es que no sólo es absolutamente necesario, sino que se incumplen con una regularidad alarmante. El derecho humano al agua es uno de ellos.

Directamente ligado al derecho más natural e intrínseco que es el de la vida, el derecho humano al agua apenas fue incluido en el documento oficial de la ONU en 2010. Previamente había tratado el tema en diversos foros y encuentros internacionales, destacando el Foro Mundial del Agua en La Haya, Holanda, realizado en el año 2000 y en el cual se concluyó que el agua es un bien público, acción de que de cualquier manera no fue suficiente.

Su inclusión en el documento de la ONU responde básicamente a una cuestión: la realidad aplastante que se vive en muchísimas zonas del globo. Según cifras de la ONU, alrededor de un quinto de la población mundial no tienen acceso a la cantidad mínima estipulada (entre 20 y 50 litros diarios), y dos de cada cinco personas carecen de saneamiento básico (principio incluido dentro de la declaración sobre el derecho al agua). Es por ello que resulta crucial otorgarle la atención que este problema merece, ya que pese a las diversas estrategias que se han puesto en marcha para combatir la situación, las predicciones no son en absoluto favorables. Al ser un derecho definido y defendido institucionalmente, la responsabilidad de los Estados de velar por su cumplimiento, en teoría, debe ser directa.
 
En México el derecho al agua tomó importancia al convertirse en un derecho constitucional en 2012 (artículo 4); y aunque en el contexto internacional nuestro país no se encuentra tan mal calificado, principalmente, debido a que las metas planteadas en la Cumbre de Desarrollo sostenible en Johannesburgo en 2002 (Objetivos del milenio) se alcanzaron y se superaron, y a que la riqueza del país sigue siendo un sostén importantísimo; sin duda, hay aún mucho por hacer.

Por un lado, es muy frío manejar el éxito con base en porcentajes, ya que es posible llegar a olvidar que se trata de vidas humanas en riesgo (en México todavía alrededor de 10 millones de personas no cuentan con acceso a agua potable), y por el otro, existen regiones dentro del territorio nacional que no se ven tan naturalmente favorecidas, como el caso de Baja California Sur.

Aquí es importante tomar en consideración la idea de la perspectiva glocal: los seres humanos somos criaturas que entendemos mejor ciertas situaciones sólo a través de la empatía, de poder verlas desde nuestro enfoque; al analizar un problema glocalmente, se le otorga una dimensión regional a un conflicto que existe a nivel global y es más sencillo que exista una comprensión profunda. De ahí que se tome en cuenta primero las situaciones más generales y el panorama regional y particular después.

Baja California Sur es el estado más árido del país, y paradójicamente, debido a ciertas políticas económicas, ha visto su desarrollo directamente vinculado a la explotación de sus recursos hídricos desde hace varias décadas. Siendo una región que dispone con apenas 900 metros cúbicos de agua al año (por persona), que en relación con la media nacional es una cifra bajísima, resulta inexplicable la manera en la que ha sido mal utilizado el líquido vital. Otros factores se encuentran en el crecimiento demográfico desmedido en los focos turísticos (Loreto, La Paz y Los Cabos), a las fugas en las redes de distribución (alrededor de 35-40% del agua se pierde en ellas), y a la sobreexplotación de los mantos acuíferos, aunado a que algunos de estos están en riesgo de contaminarse con agua de mar, lo cual convertiría en inservible para el consumo humano el líquido que se encuentra en la reserva bajo tierra; la situación en Baja California Sur es crítica.

Lo importante llegado este punto no es buscar culpables ni lamentarse por la forma en la que han sido realizadas las cosas, sino encontrar soluciones. Investigadores del Cibnor y Cicimar han propuesto un proyecto que plantea una serie de ejercicios, que puestos en práctica podrían ayudar a solventar el problema.

Por ejemplo, se propone moderar el desarrollo comercial, turístico y de nuevas unidades habitacionales, atender la eficiencia de la planta de tratamiento de aguas residuales y aumentar su capacidad, reparar o cambiar la red de distribución de agua potable, proveer de recarga artificial al acuífero, crear un programa de cultura del agua y un plan de manejo y, por último, construir una planta de desalinización (que no resulta tan viable). Si se toman en cuenta estas excelentes propuestas la situación se puede revertir y es posible evitar una catástrofe que afectaría gravemente a toda la población sudcaliforniana.

Esta es una tenue tentativa de crear conciencia acerca de una situación grave que aqueja a muchísima gente alrededor del globo y que, en el caso de nuestra entidad, se presenta como una realidad innegable. A partir de presentar ciertas ideas generales, y el panorama con la perspectiva planteada, aunado a los primeros atisbos de una serie de soluciones a nivel regional, se busca aportar un poco en esta lucha que es de todos pero que a veces parece ser de nadie.

 

Referencias

Wikepedia. Glocal 

Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas, "Decenio Internacional para la Acción 'El agua fuente de vida' 2005-2015", consultado 7/11/15.

"La problemática del Agua en México y el mundo", consultado 7/11/15

 Domínguez Mares, Malinali y Arriaga Medina, Jorge Alberto "Derecho Humano al Agua", Impluvium, Número 4 Enero-Junio 2015,  consultado 7/11/15.

León, Raymundo, "Padece BCS la mayor falta de agua potable en México". Consultado /711/15

Cruz Falcón, Arturo, Troyo Diéguez, Enrique y Salinas González, Felipe. "Panorama de la Problemática del Agua en la ciudad de La Paz, B.C.S.". Consultado 7/11/15

Enrique Salgado Piña es estudiante del VII semestre de la carrera Licenciatura en Historia de la Universidad Autónoma de Baja California Sur. Correo de contacto: enrique_salgado_p@hotmail.com


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com