Desarrollan en el IBT de la UNAM vacuna recombinante contra el rotavirus bovino

04-02-2015



• Con ese proyecto, el equipo de Bioprocesos, encabezado por Laura Alicia Palomares Aguilera y Octavio Tonatiuh Ramírez Reivich, obtuvo por segundo año consecutivo el Reconocimiento al Mérito Estatal de Investigación 2014, que otorga el gobierno de Morelos
 
Una novedosa vacuna recombinante contra el rotavirus bovino, útil para evitar esa enfermedad y la pérdida de peso en el ganado, fue desarrollada por el grupo de Bioprocesos que encabezan Laura Alicia Palomares Aguilera y Octavio Tonatiuh Ramírez Reivich, en el Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM.
 
Con este proyecto, la científica y sus colaboradores obtuvieron, por segundo año consecutivo, el Reconocimiento al Mérito Estatal de Investigación (REMeI) 2014 en la categoría de Investigación Científica e Innovación, galardón que otorga el gobierno de Morelos.
 
En el desarrollo tecnológico colaboró Fernando Esquivel Guadarrama, de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).
 
“Trabajamos en el área veterinaria y estamos por iniciar pruebas clínicas. A través de Inno-Ba –oficina de transferencia tecnológica morelense–, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) nos financia los estudios clínicos. Además, buscamos un socio industrial que quiera comprar esta tecnología”, detalló Palomares, ingeniera bioquímica y doctora en ciencias, adscrita al Departamento de Medicina Molecular y Bioprocesos del IBt.
 
La vacuna tiene aplicaciones en bovinos y porcinos, pero las pruebas actuales se concentran en vacas. No obstante, con esta misma estrategia a futuro podría desarrollarse una inoculación contra el rotavirus humano, aunque las pruebas clínicas exigen un protocolo más largo y complejo, reconoció la científica.
 
Virus artificiales, vacunas seguras
 
En su estrategia para hacer una vacuna recombinante, la universitaria utiliza una partícula pseudoviral, que es idéntica a un virus en su estructura pero hueca porque carece de material genético. Dentro de esa estructura sintética se integra el antídoto contra la enfermedad que se desea prevenir.
 
Como son artificiales, los pseudovirus no se replican, lo que hace de ellos vacunas seguras al cien por ciento, a diferencia de las fabricadas con virus atenuados o inactivados, que eventualmente pueden ser reversibles.
 
La científica desarrolla nuevas tecnologías a partir de la ingeniería de bioprocesos, área que le permite innovar desde la ciencia básica hasta la industria para ofrecer en el mercado fármacos y vacunas de gran eficiencia. Con este método de las estructuras pseudovirales también crea inoculaciones contra la hepatitis B y la influenza aviar y humana.
 
En el caso del rotavirus, la inoculación actúa contra ese microorganismo que tiene forma de rueda (de ahí su nombre). En varias especies de vacas, cerdos y aves produce diarreas intensas, pérdida de peso, daños digestivos y gastroenteritis. Con el desarrollo de la pústula en 2009, Palomares también obtuvo el Premio CANIFARMA que otorga la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica.
 
En niños menores de dos años es la principal causa de las diarreas deshidratantes severas y se estima que una vacuna efectiva podría evitar cerca de 800 mil muertes de infantes cada año. Por ello, a futuro la universitaria podría utilizar el mismo método para producir una contra el rotavirus humano.

Fuente: Universidad Nacional Autónoma de México. 31 de enero de 2015.

 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com