En 15 años se usarán principalmente los medicamentos biotecnológicos

23-02-2015



Isaac Torres Cruz. Academia.

Los medicamentos biotecnológicos son distintos a los convencionales, pues están formados por células vivas y no a partir de síntesis química. Éstas pueden generar proteínas parecidas a las humanas y cubrir una carencia o crear una función nueva que probablemente no existía, en el cuerpo humano, para tratar enfermedades crónicas de forma muy eficiente, como diabetes, cáncer e insuficiencia renal.

“Se prevé que en los próximos 15 años se van a usar principalmente medicamentos biotecnológicos”, señala Francisco Kuribreña Romero de Terreros, director de nuevos desarrollos de la farmacéutica mexicana Landsteiner Scientific.

“Los medicamentos actuales tradicionales contrarrestan la sintomatología de las enfermedades y atacan infecciones, pero los biotecnológicos están dirigidos al origen de los padecimientos. Si eres diabético, por ejemplo, se te proporciona insulina. El concepto es diferente”.

Ahora bien, estos medicamentos son empleados principalmente en áreas de especialidad médica y tienen un alto costo, sin embargo muchas de las patentes obtenidas en las décadas de los ochenta y noventa están por vencer, por lo que será posible obtener más “genéricos”, llamados “biocomparables” —Kuribreña aclara que si bien en el resto del mundo son llamados “biosimilares”, en el país no emplean el término puesto que puede ser asociado a una cadena farmacéutica—, a menor costo.

“Por lo tanto hay muchas empresas menores a las multinacionales con la oportunidad de hacer este tipo de medicamentos biotecnológicos biocomparables: moléculas que se comparan en estructura, aplicación, seguridad y eficacia clínica al innovador”, explica  por su parte Octavio Tonatiuh Ramírez Reivich, director del Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM.

“Hay una avalancha de patentes de los productos innovadores que se empieza a vencer, lo que significa una gran oportunidad para empresas, de echar a andar procesos de fabricación e instrumentar programas de instrumentación con el fin de desarrollar sus propios medicamentos biotecnológicos biocomparables”.

El investigador remarca además que la perspectiva es interesante, porque  se abre una ventana de mucha oportunidad para que empresas mexicanas entren en este campo de la biotecnología.

En este contexto, ambos entrevistados coinciden en que la regulación de estos fármacos —después de que en 2012 se incorporó la figura del medicamento biotecnológico biocomparable a la Ley General de Salud— permitirá su control y desarrollo en México.

MERCADO. El científico universitario puntualiza que los medicamentos biocomparables ya son una realidad,  en el país se suministran a través de los sistemas de seguridad social, con varias docenas de medicamentos en el mercado, uno de millones de dólares.

De acuerdo con el directivo de Landsteiner Scientific, si bien tan sólo en Latinoamérica el mercado farmacéutico es de 13 mil millones de dólares al año, el 20 por ciento representa a los medicamentos biotecnológicos.

“Es de interés para el empresario, pero también para los países porque si hay más medicamento los precios bajarán y el gobierno con el mismo presupuesto puede comprar más medicamentos y dar tratamiento a más derechohabientes”.

Pero esta perspectiva no significa que se desplazará a los medicamentos convencionales, aclara, puesto que permanecerán debido al éxito y abasto existente para el tratamiento de múltiples enfermedades. Habrá otros padecimientos donde la mejor opción de tratamiento se encontrará en las nuevas biotecnologías.

“En el mundo se usarán cada vez más los biotecnológicos y conforme se venzan las patentes se desarrollarán más biocomparables. Sin duda en alrededor de 15 años tendremos muchos más innovadores y biocomparables”.

Fuente: Crónica. 20 de febrero de 2015.

 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com