Aportes para fortalecer la innovación en los sectores y las regiones

10-04-2015



Senador Alejandro Tello y Diputado Félix Hays: Realmente es una muy buena noticia la que nos han dado el día de hoy; sinceramente espero que estás modificaciones a la Ley General de Responsabilidades de los Servidores Públicos y a la Ley de Ciencia y Tecnología realmente quite esas trabas que han estado inhibiendo una buena parte del trabajo de relación entre instituciones de educación superior y centros de investigación. Una felicitación para ambas Cámaras legislativas.

Distinguidos miembros del Presídium.
Integrantes de la Mesa Directiva del Foro Consultivo y Rectores que nos acompañan.
 
Amigas y Amigos:
 
Si pudiéramos saber primero en dónde estamos y adónde nos dirigimos, podríamos juzgar mejor cómo hacer las cosas:
Abraham Lincoln
 
En esta era de la sociedad del conocimiento, donde todavía existen claras y fuertes asimetrías entre regiones y países, los ritmos de los cambios tecnológicos y de crecimiento económico dependen de una muy adecuada y eficiente asimilación del conocimiento y de un estímulo efectivo a la innovación. Los avances se están dando principalmente en lugares que cuentan con sistemas educativos y científicos muy sólidos, donde se realiza investigación de punta y el conocimiento es transferido y usado para crear nuevos productos, equipos y servicios.

La educación, la ciencia y la tecnología están estrechamente relacionadas a la productividad, la competitividad económica y el desarrollo social.

Algunas naciones han decidido instalarse rápidamente en este proceso, pero la mayoría se mantiene a la zaga, incluyendo, desafortunadamente, a nuestro país.

Esto nos resulta muy desventajoso porque las políticas de apoyo a la innovación tienen un claro impacto sobre la dinámica de la productividad, en las exportaciones y en la distribución del ingreso.

Las encuestas de innovación en México muestran varias cosas, les señalo algunas que creo que son relevantes:

Las empresas que cooperan entre sí y con instituciones dedicadas a la investigación científica y el desarrollo tecnológico (I+D), innovan más que el promedio de las empresas en México. Las empresas más innovadoras están dotadas de personal mejor calificado, pagan mejores salarios, son más productivas y exportan más que las no innovadoras.

Desafortunadamente, la mayor parte de las ventas de las empresas en México se concentran en productos y procesos con bajo muy contenido innovador.

De hecho, entre los gastos de “actividades científicas y tecnológicas” prevalece la compra de infraestructura que ya está en funcionamiento, en lugar de invertir en maquinaria y equipo que nos permita innovar y mejorar.

Para mejorar nuestro desempeño, es importante partir de que un sistema de innovación no se limita a la simple existencia de los actores y factores económicos, sino que incluye la definición de propósitos y la integración de redes con actores concretos; el ecosistema proporciona el marco, los líderes innovadores, el propósito y las instancias públicas o privadas de apoyo actúan principalmente como habilitadoras.

La innovación, al igual que la investigación científica, es creatividad en movimiento y permite generar cosas nuevas y desconocidas, lo que va siempre acompañado de riesgos e incertidumbres. Pero también da grandes oportunidades ya que es un proceso multifactorial donde se conectan diferentes actores para generar nuevos valores que son compartidos entre todos, de modo que, al alcanzar las metas no sólo se realiza el propósito común sino también los objetivos de cada uno de los sectores.
 
Un aspecto fundamental en la innovación es la intencionalidad y, consecuentemente, el liderazgo: hoy se observa un liderazgo empresarial con iniciativas y propuestas y un sector académico y de investigación también con muchas iniciativas, la innovación es un medio para alcanzar objetivos comunes de generación de valor y no un fin en sí mismo.

En este sentido, la vinculación academia-empresa-sociedad debe tender a la conformación de redes de cooperación propias de sistemas de innovación y contribuir a aumentar valor económico agregado, con una proyección hacia el ámbito internacional y hacia el futuro.

Agradezco a todos su asistencia a este evento y, sobre todo, la disposición para elaborar estrategias y caminos compartidos, que nos permitan definir hacia donde nos dirigimos y juzgar mejor cómo hacer las cosas para fortalecer e incrementar la participación de la iniciativa privada en el proceso de innovación y solidificar la relación industria-academia. Es hora de sumar, lograr consensos y promover acciones.

Fuente: Foro Científico y Tecnológico. 8 de abril de 2015.

 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com