Dopamina, hormona relacionada con el amor y el olvido

01-05-2015



La dopamina es una hormona y un neurotransmisor muy famoso por estar involucrado en el enamoramiento; su presencia aumenta en esa etapa provocando una sensación de placer y satisfacción.

En estudios recientes, se ha encontrado que la dopamina también tiene que ver con el Alzheimer, el tipo de demencia más común, que se caracteriza principalmente por uno de sus síntomas más notorios e inquietantes: la pérdida de memoria en personas mayores de 65 años.

El doctor Federico Bermúdez-Rattoni, del Laboratorio de Neurobiología de la Memoria, del Instituto de Fisiología Celular de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha experimentado en ratones de laboratorio cuáles son los mecanismos por los que se da este tipo de amnesia, así como el proceso que implica la formación de la memoria y por qué sólo ciertas áreas del cerebro se ven afectadas.

Se ha detectado que la acelerada disfunción neuronal tiene que ver con la presencia de los genes APP (proteína precursora de la Beta-amiloide) que da lugar, a su vez, a la aparición de la Beta-42 y Beta-40, y la proteína TAU. La Beta-amiloide se va acumulando en las áreas corticales y el sistema límbico donde hay una intensa actividad neuronal y más tarde prolifera en todo el sistema nervioso, de tal manera que en etapas muy avanzadas las personas no nada más pierden la memoria sino todas las funciones cognitivas.

Los genes APP y TAU se introdujeron en los roedores para estudiar su comportamiento. El doctor Bermúdez Rattoni explicó que “conforme van creciendo, los ratones van perdiendo la memoria, como ocurre con los humanos. Estos animales presentan pérdida de memoria en la corteza cerebral y en el hipocampo, por lo que resulta un modelo perfecto para nosotros porque estudiamos ambas áreas. Conforme van creciendo los roedores vemos que se empieza a expresar la Beta-42 y Beta-40”.

En el experimento se dividió los animales en dos grupos, uno era población de cinco meses y el otro era de diez meses, además de que les injertaron una membrana de diálisis en el cerebro para poder observar, a través de estímulos eléctricos, cómo se modificaba su cerebro cuando ejecutaban una acción de memoria como reconocimiento de objetos.

“Los ratones de cinco meses no tenían ninguna alteración, reconocieron los objetos de manera normal pero los animales de 10 meses empezaron a tener problemas y no producían la liberación de dopamina. Quiere decir que la dopamina está muy relacionada con la patología del Alzheimer. Si los animales empiezan a envejecer y empiezan a tener problemas de reconocimiento de memoria, empieza a fallar su liberación de dopamina”, comentó Bermúdez-Rattoni.

En 2013 Bermúdez-Rattoni recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales, en su laboratorio continuará en el estudio de la dopamina ya que “tiene varias funciones: en el núcleo caudado se la encuentra en la actividad del movimiento y se la relaciona con la enfermedad del Parkinson; en el accumbens (*) se la relaciona con las adicciones, y en la corteza cerebral y en el hipocampo tiene que ver con la memoria”.

Al parecer sí existe una relación entre hacer juegos mentales y actividades que lleven a mantener activo el cerebro porque de esta forma se “puede retrasar la aparición de la Beta-amiloide en sus formas comunes Beta-42 y Beta-40”, afirmó el investigador durante la plática De la memoria y la desmemoria en el 79 Encuentro de Ciencias, Artes y Humanidades en el marco del 30 Aniversario del Instituto de Fisiología Celular.

Se ha encontrado que personas bilingües presentan cambios importantes en áreas del cerebro en la corteza frontal, corteza parietal y el hipocampo. El hecho de aprender un segundo idioma activa esas áreas. También se han hecho experimentos con personas que practican con videojuegos y se ha encontrado que son benéficos porque activan la corteza parietal y el hipocampo. Todo esto podría ayudar a retrasar la aparición de enfermedades degenerativas como el Alzheimer, y no tiene efectos colaterales, concluyó el doctor Bermúdez-Rattoni.

(*) El nucleus accumbens septi, literalmente: núcleo sobre el septum, es un conjunto de neuronas situado en la confluencia del núcleo caudado y la parte anterior del putamen, en el encéfalo. Cada hemisferio cerebral cuenta con su propio accumens.

Luz Olivia Badillo

Foto: Natalia Rentería/DGDC

Fuente: Foro Consultivo Científico y Tecnológico. 28 de abril de 2015.

 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com