Ser investigador: el sueño inconsciente de muchos niños

04-05-2015



Por Nistela Villaseñor

México, DF. 30 de abril de 2015 (Agencia Informativa Conacyt).- Involucrar a los niños en temas de ciencia es vital para el inicio de la formación intelectual y científica, consideró Miguel Ángel Mellado del Bosque, doctor en Fisiología de la Reproducción y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) con el nivel III.

“Durante la niñez, la imaginación y destrezas son extremadamente maleables. El estímulo con temas de ciencia sencilla y comprensible indudablemente encausaría a niños con inclinaciones científicas a convertirse en investigadores en el futuro”, mencionó en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt.

El doctor por la Universidad Cornell, New York, aseguró que pese a que nunca ha tenido la oportunidad de interactuar con niños para que desarrollen el amor por la ciencia, sí le gustaría hacerlo.

Esto porque, en su opinión, para promover el gusto por el conocimiento científico desde temprana edad es necesario que dentro de los planes de la Secretaría de Educación Pública (SEP) se invite a los investigadores a convivir con niños de primaria para abordar temas relacionados con ciencia y tecnología, con la idea de que los estudiantes sobresalientes y con fuertes aptitudes para la investigación se motiven y definan temprano en su vida qué actividad científica pudieran desarrollar en el futuro.

 Un niño que no sabía que sería investigador

Cuando era niño, el doctor Mellado del Bosque no tenía planeado ser investigador. “Me parece que en esta época temprana de la vida esta visión de nino angel mellado delbosqueconvertirse en investigador es aún difícil de concebir”, comentó.

“En mi niñez me preocupaba el sistemático deterioro del ecosistema, postura que siempre externé en mis clases de primaria y secundaria. Ya en la preparatoria, además de mi alarma por el explosivo crecimiento poblacional, y en consecuencia la explotación irracional de los recursos naturales”, recordó el científico.

Para el doctor Miguel Ángel Mellado del Bosque, la inclinación por la investigación se desarrolló hasta que ingresó a la universidad. Ahí, a pesar de que dedicaba tiempo limitado a los estudios, pues formaba parte de los equipos de basquetbol, futbol americano y soccer, destacó por su aprovechamiento académico y el interés por la investigación.

El investigador, ¿nace o se hace?

El especialista detalló que, además de estudios de posgrado, lo cual demanda un gran esfuerzo y dedicación, el aspirante a investigador debe tener una gran imaginación, visión del impacto del trabajo en que piensa involucrarse, capacidad para conseguir financiamiento para sus investigaciones, una extraordinaria inventiva y una alta capacidad de detección de nichos de oportunidad para el desarrollo de tecnologías útiles para la sociedad.

Sin embargo, dijo, la inclinación por la ciencia, el desarrollo tecnológico, la investigación y la innovación, como muchas otras destrezas, son innatas en algunos seres humanos: “Por consiguiente el incentivar a los niños a que desarrollen temas científicos básicos y de fácil comprensión, de inventiva e imaginación, sería deseable para que vayan desarrollando su agudeza mental y adquieran la habilidad de probar hipótesis y así plantear experimentos para contestar preguntas de interés para la comunidad científica y la sociedad”.

En su caso, el doctor Mellado del Bosque compartió que soñó desde pequeño en convertirse en médico. Al llegar al último año de la preparatoria comprendió que ese sueño tendría que adecuarse por las circunstancias económicas de su hogar, y optó por ser ingeniero agrónomo, situación que le representó un gran acierto.

“En esta profesión he alcanzado mis sueños de destacar como investigador en el área pecuaria y ser reconocido como líder nacional e internacional en el área de la producción animal”, destacó.

Labor actual del investigador

Actualmente, el doctor Mellado del Bosque desarrolla dos proyectos de investigación: uno para la nutrición de cabras en pastoreo, en el que se llevan a cabo estudios para caracterizar las plantas forrajeras importantes del ganado caprino en agostadero, en diferentes tipos de vegetación. Además, estudia los efectos de la gestación, lactancia, estado de desarrollo de las cabras sobre sus hábitos alimenticios, la calidad de la dieta ingerida y la cantidad de forraje que pueden consumir en diferentes ecosistemas.

Por otra parte, el científico mexicano investiga aspectos sanitarios y reproductivos de ganado productor de leche en condiciones intensivas. En este segundo caso se realizan estudios para ver el impacto de enfermedades endémicas de los sistemas intensivos de producción de leche, como la brucelosis (fiebre de malta) y tuberculosis sobre la fertilidad y producción de leche de vaca.

El doctor declaró que también tiene en marcha varios estudios sobre el impacto del calor ambiental y la calidad del calostro sobre el desarrollo y estado de salud de becerras destinadas a la producción de leche.

“En estas investigaciones están involucrados tanto estudiantes de posgrado como de licenciatura. Por lo tanto, la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN) también se beneficia porque muchos estudiantes pueden cumplir con el requisito de desarrollar una tesis con la cual obtienen su grado”, aseveró Mellado del Bosque.

En palabras del investigador, quien además es maestro de tiempo completo de la UAAAN, la sociedad mexicana se beneficia igualmente con dichos proyectos de estudio porque los resultados permiten crear paquetes tecnológicos que, al ser adoptados por los ganaderos, conllevan a una mayor productividad de sus hatos y en un mayor ingreso monetario.

Fuente: Agencia Informativa Conacyt. 30 de abril de 2015.

 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com