En el futuro no se ve un aumento importante de investigadores nacionales: Herrera Estrella

26-08-2015



Luis Herrera Estrella es uno de los investigadores más importantes del país en el desarrollo de la ingeniería genética aplicada a la agricultura. Sus investigaciones han aportado conocimiento para manipular y mejorar mecanismos moleculares para obtener nuevos cultivos transgénicos resistentes a sequías, suelos poco productivos, deficiencia de nutrientes y que requieren menos agroquímicos.

El investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) Irapuato y Premio Crónica 2013 en Ciencia y Tecnología fue uno de los principales impulsores del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio) —una de las más importantes infraestructuras científicas del país en la última década— y ha generado filas de recursos humanos del más alto nivel.

Reconocido mundialmente por su trabajo científico, el nombre del mexicano miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) resaltó de nuevo en el especial The Worldview 100 de la revista Scientific American, con el título “The visionaries who continue to reshape biotechnology—and the world”. Este top 100 es una lista de los personajes que la publicación considera como los más influyentes en el mundo dentro del desarrollo de la biotecnología en alguna de sus áreas.

“Es una lista donde sólo el 30 por ciento somos científicos”, apunta en entrevista Luis Herrera Estrella. “Los demás son filántropos y empresarios, como Bill y Melinda Gates, que si bien no trabajan directamente en el área, han aportado mediante su fundación un fondo de más de 10 mil millones de dólares para ayudar a mejorar la investigación biotecnológica en la medicina”.

El investigador resalta además nombres como los de Craig Venter y Francis Collins, quienes encabezaron los trabajos de secuenciación del genoma humano, así como el de James Watson, co descubridor de la cadena de ADN. Pero también están ahí personajes como George Church, Eric Lander y Bob Langer, entre varios científicos más.

Para el director del Langebio esta lista es un reflejo de que en el mundo existe una masa crítica e infraestructura muy importante para abordar, desde la biotecnología, problemas de salud y agricultura, principalmente. “Es una muestra representativa de una capacidad tecnológica y humana de alcances extraordinarios”.

No obstante, puntualizó que en México la masa crítica aún es muy limitada y no existen los apoyos suficientes para hacer la investigación básica, necesaria para obtener grandes desarrollos, así como tampoco empresas nacionales que los lleven a escala industrial, principalmente productos biomédicos y agrícolas.

—¿Usted se siente un personaje influyente en el área biotecnológica en México y el mundo?

—Reflexionaba sobre ello esta mañana [el pasado jueves, cuando la AMC dio el anuncio sobre la lista de la revista] y a veces es triste, porque cuando voy a países como China, España, Alemania, Argentina y Brasil, la importancia de mi opinión es muy grande; se toman muy en cuenta los consejos y asesorías que doy. Lamentablemente, en México no ocurre de igual forma y mi opinión no es muy tomada en cuenta para las decisiones en ciencia y tecnología que requerimos, eso genera desanimo.

Recursos humanos
 
En nuestro país, el grupo de investigación de Luis Herrera Estrella ha sido uno de los más prolíficos en biotecnológía agrícola. Con modestia, el científico puntualiza que la formación de recursos humanos es una de las aportaciones más importantes que ha logrado de forma personal y al frente del Langebio. “Tengo el honor de que varios egresados con carreras muy destacadas hayan realizado su investigación experimental en mi laboratorio”.

Ejemplificó el trabajo del doctor José López Bucio —investigador de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo—, quien obtuvo el Premio de Investigación de la AMC 2012, en el área de ciencias naturales, no obstante que su institución no cuenta con la infraestructura de entidades como la UNAM o Centros Conacyt.

“Él es un ejemplo de que es más importante el talento y creatividad, que los recursos económicos y materiales. En México, aunque los proyectos de investigación reciben montos bajos y hay dificultades administrativas y burocráticas para adquirir y recibir reactivos y materiales, sí se puede trabajar y ser competitivo. Muchas veces los frenos a los que se enfrentan los científicos son más un problema de actitud que de carencia de recursos”.

Para el egresado del Instituto Politécnico Nacional una de sus mayores contribuciones a la ciencia es la formación de recursos humanos, “de jóvenes talentosos que se integran a centros de investigación y que son el futuro del país”. Sin embargo, lamenta, no existe el suficiente apoyo económico ni instituciones suficientes para incorporar a todos en laboratorios donde lleven a cabo investigaciones competitivas internacionalmente.

En México, añadió, hay suficientes recursos para mantener el trabajo de los investigadores ya establecidos, pero no se ve en el futuro un incremento importante de investigadores, a pesar del programa de Cátedras Conacyt, impulsada en los últimos dos años. “Este programa es un descanso temporal para estos jóvenes, puesto que son becas de 5 años, pero no existen los laboratorios para incorporarlos en el futuro, por lo que necesitamos más institutos y centros de investigación, más infraestructura y que México comprenda que si no invertimos en ciencia y tecnología no aspiraremos a salir del subdesarrollo”.

Fuente: Crónica, 23 de agosto de 2015.

 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com