Filme de ficción en el Gran Telescopio Milimétrico

02-09-2015



Por Yureli Cacho Carranza

México, DF. 28 de agosto de 2015 (Agencia Informativa Conacyt).- La ciencia ficción y el suspenso, en conjunto, constituyen un género poco abordado en la cinematografía mexicana. El Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) respalda la filmación de la película mexicana Cygnus al permitir parte de su realización en las instalaciones del Gran Telescopio Milimétrico (GTM) Alfonso Serrano.

Si bien no se trata de un documental científico porque es una película enfocada en el entretenimiento, en el cine mexicano no hay historias de ciencia ficción y suspenso que hablen sobre el trabajo de los astrónomos. “La historia trata de un astrónomo mexicano que, utilizando el GTM, encuentra una señal en la constelación Cygnus y, como todos los científicos, quiere encontrar los secretos del universo”, comentó en entrevista el director Hugo Félix Mercado.

Cisne (Cygnus en latín) es el conjunto de estrellas del hemisferio norte que atraviesa la Vía Láctea; la manera en que está posicionado su cuerpo estelar hace que también se le conozca como Cruz del Norte. Una de las funciones del GTM es precisamente revelar las características del universo, y el clímax de la película se relaciona con esa señal u objeto particular que el protagonista, Jorge Luis Moreno Abril, descubre en Cygnus, de ahí el nombre de este primer largometraje del director Félix Mercado el cual se estará proyectando a finales de 2016.

"Muchos cinéfilos mexicanos temen a la ciencia ficción porque no saben qué esperar. Como México no tiene el mismo presupuesto que otros países no es fácil aventurarse a topar con algo extraño o poco profesional. Sin embargo, la ciencia ficción no necesariamente requiere una gran cantidad de dinero para salir airosa, basta con tener un buen guion que permita contar una historia con las características que actualmente otorga el cine mexicano, como presupuesto específico y un plan de producción real que haga posible realizar la película”, mencionó Félix Mercado.

Retos de filmar a miles de metros de altura

Filmar esta cinta a cerca de cuatro mil 600 metros de altura en la cima del volcán Sierra Negra, al oriente del estado de Puebla en el Parque Nacional Pico de Orizaba, lugar donde está instalado el GTM, representa varios retos para los involucrados, como la fuerte exposición a radiación ultravioleta. “La última vez que estuve seis o siete horas arriba regresé como si hubiera estado tres semanas en la playa, rojo como camarón. Los caminos difíciles para ascender y que la tienda más cercana quede a una hora de distancia, es como si se estuviera en una isla, tecnológica, pero al fin y al cabo una isla, lo que genera problemas de logística”, añadió. 

Otra dificultad considerable es el mal de montaña, identificado también como mal de altura o mal agudo de montaña que, conforme a la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, se presenta a partir de los dos mil 400 metros de altitud —el GTM se encuentra casi al doble de altura— debido a la hipoxia o falta de oxígeno en el organismo.

“En el mejor de los casos da dolor de cabeza o mareo; sin embargo, la falta de oxigenación del cerebro puede ocasionar que se cometan errores muy básicos, como asegurar que dos más dos son cinco. Lo peor es presentar náusea o vómito y entonces se vuelve urgente que te bajen porque de lo contrario hasta dificultad respiratoria o un ataque cardiaco se podría manifestar”, refirió el entrevistado.

A pesar de que todas estas características del lugar lo vuelven de difícil producción, también son innegables las grandes ventajas de filmar allí. "Que este enorme telescopio esté allá arriba es un gran triunfo para todos los que han trabajado en su elaboración, colocación y además se encargan de su funcionamiento, operación y mantenimiento. El maravilloso bosque del Parque Nacional Pico de Orizaba ofrece magníficas vistas, atardeceres espectaculares que la gente podría creer que solamente existen en películas de fantasía o de gran presupuesto”, señaló el cineasta. 

El mayor desafío

"El principal reto ha sido el financiamiento; cuando se estudia cine lo que menos se aborda en la escuela es cómo conseguir dinero para realizar películas. Obtener presupuesto para este proyecto ha llevado tiempo e implicado mucho esfuerzo, afortunadamente, aunque todavía no está completamente resuelto porque se está fondeando, es un paso que ya empezó a sortearse bien", mencionó el director.

La coordinadora de medios y relaciones públicas de la película, Isabel Casas Carretero, dijo que para que la producción sea ideal, el proyecto se inscribió a la plataforma de financiamiento colectivo ARCA Fondeadora Creativa. Por lo que todas las personas interesadas en conocer sobre este filme, colaborar en la difusión o aportar desde un peso o más para que Cygnus llegue a las pantallas de cine, pueden hacerlo a través de este portal web.

Faltan solo menos de 10 días para que concluya el fondeo. Las recompensas o insignias para quienes colaboren con 100 pesos en adelante se denominan asteroide, cometa, planeta, gigante roja, nebulosa, supernova, cúmulo estelar y Cygnus; son acumulativas y dependiendo de la cantidad incluyen desde el nombre del donador en los créditos de la cinta hasta fotografías, pósters, un pase doble para el estreno o una comida con el equipo de producción.

Cómo se logró filmar en el GTM

Hace más de 10 años, Carlos Alvahuante Contreras, guionista, y Hugo Félix Mercado se propusieron la meta de hacer una película de ciencia ficción que incluyera elementos de ciencia. En aquel entonces personas del Instituto de Astronomía les dieron ideas sobre qué tipo de historia científica podría prestarse y les comentaron que había un telescopio mexicano que se estaba construyendo, fue entonces que se acercaron al INAOE.

“Fue una experiencia muy interesante, divertida y emocionante en muchos aspectos; ganamos un gran viaje. Carlos Alvahuante y yo decidimos llevar al GTM el proyecto que en ese momento estábamos trabajando; nos sentíamos tan emocionados que hicimos una historia carísima que no formaba parte de los estándares del cine nacional, tuvimos un sueño guajiro que resultaba irrealizable. Sin embargo, confiamos en que sería posible retomarlo después”, expresó Félix Mercado.

Hugo Espinosa Juárez, productor de Cygnus, recomendó al director que intentara hacer una historia en el GTM que fuera producible. “Olvídate de cualquier cosa ‘hollywoodense’ y plantéalo en las circunstancias del cine nacional”, le aconsejó.

Fue así como empezó a pedir al personal del INAOE información científica, fotografías de instrumentos y les preguntaba cómo funcionaban. Entonces al ver la historia que estaban planteando el INAOE los apoyó.

“Muchas veces nos rechazaron el guion, nos decían eso más bien parece fantasía no ciencia ficción, por lo que había que corregir y replantear. Ha sido un trabajo muy largo, no somos científicos, solo contamos historias. Por lo tanto, el trabajo y el respaldo del INAOE ha permitido que Cygnus, además de ser clara, tenga forma y, sobre todo, fondo”, argumentó el director.

Finalmente, dijo que “es momento de voltear la mirada a todo lo espectacular que tiene el país. México también es ciencia y posee grandes científicos, de ahí que Cygnus valga la pena al promover un mundo poco retratado. No es que sea una gran escenografía o que con la magia del cine hayamos ido a construir ese lugar sino que ya existe, es verdadero y está en México. La pretensión, además de hacer y contar una historia, es que la gente se pregunte cómo vive un astrónomo y cómo trabaja, son valores que tiene la película que vale la pena aprovechar”, concluyó el cineasta.

Fuente: Agencia Informativa Conacyt, 28 de agosto de 2015.

 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com