Estudian nutrigenómica y nutrigenética para mejorar la salud

06-11-2015



Por Nistela Villaseñor

México, DF. 29 de octubre de 2015 (Agencia Informativa Conacyt).- Los genes son inalterables, heredados por padres y abuelos, no hay manera de cambiarlos. Si una persona tiene uno o ambos padres diabéticos, el riesgo de desarrollar diabetes es muy alto; sin embargo, si se consume una dieta adecuada, se puede disminuir considerablemente el riesgo de padecer la enfermedad, de ahí la importancia de la nutrigenómica y la nutrigenética, advierte la investigadora Nimbe Torres y Torres.

El concepto de nutrición molecular o genómica nutricional, que implica los términos nutrigenómica y nutrigenética, es relativamente moderno. A diferencia de la nutrición clásica, que considera las calorías que contiene cada alimento, la molecular se preocupa por los nutrientes que se aportan y cómo los asimila cada genoma humano, por ello ha incrementado su importancia entre la población, afirmó la especialista.

Para entender los conceptos nutrigenómica y nutrigenética, la Agencia Informativa Conacyt platicó con Nimbe Torres y Torres, doctora en Investigación Biomédica Básica por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); investigadora titular del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ) y miembro nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Cuándo surgen los conceptos de nutrigenómica y nutrigenética?

Nimbe Torres y Torres (NTT): Este concepto empezó como en los 80 y no inició como nutrigenómica sino como nutrición molecular. Me acuerdo que cuando íbamos a los eventos internacionales se llenaban las sesiones; comenzaba a haber un indicio de que los alimentos podrían regular algunos genes. Entonces, ya como en los 90, el doctor José María Ordovás Muñoz, de la Universidad de Tufts en Boston, clarificó lo que era nutrigenómica y nutrigenética.

AIC: ¿Qué es nutrigenómica y qué es nutrigenética?

NTT: La evolución de la nutrición molecular hizo que se dividiera en esas dos áreas, incluso una parte de nuestro departamento es nutriología molecular, porque todavía no sabíamos qué era la nutrigenómica. Con las definiciones supimos claramente que la nutrigenómica es cómo los nutrimentos pueden regular la expresión de genes de proteínas y de metabolitos, y con la nutrigenómica vamos a conocer perfectamente los mecanismos de acción de los alimentos y de los nutrimentos.

La otra parte de lo que es la nutrición molecular es la nutrigenética, cómo está constituido mi genoma con sus pequeñas variantes; recordemos que nuestro ácido desoxirribonucleico (ADN) es aproximadamente de 25 a 30 mil genes, pero hay un pequeño porcentaje que tiene algunas variantes y eso nos hace ser diferentes a todos. Esas pequeñas variantes hacen que yo responda de una manera diferente a los alimentos, o que los mexicanos tengamos alguna característica.

AIC: ¿A qué se refiere con esa característica de los mexicanos?

NTT: Lo que han hecho muchos investigadores es que se dedican a estudiar una variante específica. Nosotros estudiamos, junto con el doctor Samuel Canizales Quinteros, una variante en el gen ABCA1. Esta variante en ese gen hace que los mexicanos tiendan más a ser obesos y a tener más bajas las concentraciones de colesterol HDL —que es el colesterol bueno—, que deberíamos de tener alto; sin embargo, las personas que tienen esa variante tienen el HDL bajo y además son más propensas a desarrollar diabetes tipo II. Esa es la mala noticia. La buena noticia es que hemos visto que son los que mejor responden a los tratamientos dietarios.

Esta variante en el gen ABCA1, cada día vamos rectificando en diferentes estudios que es una variante clave en los mexicanos que nos hace que tengamos obesidad, bajas concentraciones de HDL y diabetes; sin embargo, la obesidad es un problema multifactorial que no solamente es genético, sino que también es producto del medio ambiente moderno. El tamaño de las porciones, el consumo de azúcares simples, el uso de antibióticos, que la mujer trabaja más y tendemos a consumir más comida rápida o comida en la calle, todo eso ha contribuido al desarrollo de obesidad.

AIC: ¿Específicamente cuál es la diferencia entre nutrigenómica y nutrigenética?

NTT: La diferencia entre la nutrigenómica y la nutrigenética es que la nutrigenómica nos ayuda a estudiar mecanismos de acción y el efecto de los nutrimentos en los genes, las proteínas y los metabolitos; y la nutrigenética es cómo las pequeñas variantes en nuestro genoma hacen que nosotros respondamos de diferente manera a los nutrimentos.

AIC: ¿Cuándo surgen estos conceptos en México?

NTT: Nosotros podríamos decir que somos los pioneros de nutrigenómica en México, y tal vez en Latinoamérica. Tenemos aproximadamente 15 años o un poquito más de que empezamos a desarrollar esa área en México, y que han ido empezando otros grupos a estudiar.

AIC: ¿Considera que cualquier persona debería conocer de nutrigenómica y nutrigenética?

NTT: Yo creo que sí, además de ir actualizando también a los nutriólogos, porque hay nutriólogos —por ejemplo de mi edad— que no llevaban todas estas materias, no existían, son estudios novedosos o nuevas áreas que no necesariamente las tenían que haber sabido, sino que han ido evolucionando conforme ha ido evolucionando la nutrición, y que ahora el nutriólogo actual debería estar más informado de que existen no solamente en México sino en todo el mundo.

Hay que leer un poco más sobre estos conceptos que no son tan fáciles, conocer exactamente qué genes están modelando los nutrimentos. Las personas que no están en esta área no se lo imaginan, entonces por eso también es importante hacer artículos de divulgación para el público en general, para que vean que existen estas nuevas áreas de nutrición.

AIC: ¿Qué material existe para que la gente pueda documentarse?

NTT: Publicamos hace dos años, por ejemplo, un pequeño artículo en Cuadernos de nutrición que es una revista que cualquier persona puede conseguir y esto sirve mucho para el nutriólogo, el estudiante o las personas que quieran saber sobre estas nuevas áreas de la nutrición.

AIC: ¿Existen estudios específicos para que cada persona se conozca desde el punto de vista de la nutrigenética?

NTT: Todavía no tenemos. Hay algunas compañías particulares que se han dedicado a estudiar algunos polimorfismos y ofrecer que le van a medir a uno seis polimorfismos o seis variantes genéticas o 10 o 20 o 30, tal vez, pero realmente hay que buscar con mucho cuidado cuáles son esas variantes que pudieran tener y no dejarse engañar por esas compañías privadas porque todavía no hay descrita una prueba que nos pueda decir.

AIC: Con base en los estudios que han hecho de nutrigenómica, ¿han creado algunos alimentos para combatir alguna enfermedad?

NTT: Nuestra idea es poder desarrollar algunas bebidas o algunos productos que en uno solo podamos incluir varios alimentos que realmente tengan un beneficio para la salud. Ya se está haciendo.

Desgraciadamente las leyes mexicanas no permiten que los investigadores puedan formar parte de una compañía o hacer una compañía con base en sus investigaciones. Ahorita estamos en el proceso de desarrollar una patente, el instituto es dueño de la patente, nosotros somos los inventores, pero a través del Conacyt, el consejo apoya las oficinas de transferencia tecnológica para que nosotros como investigadores transfiramos toda esta tecnología a compañías que están interesadas en comercializar los productos que estamos desarrollando en el instituto.

Fuente: Agencia Informativa Conacyt, 29 de octubre de 2015.

 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com