El proceso bioquímico del enamoramiento

12-02-2016



Por Carmen Báez

México, DF. 8 de febrero de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- La dopamina es la sustancia química responsable del enamoramiento, un proceso transitorio, conductual y neuroquímico condicionado a una duración de tres años, esto debido a la disminución gradual de dopamina, proceso durante el cual el cerebro desensibiliza las emociones, afirma el doctor en neurofisiología Eduardo Calixto González.

En el Departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM), el neurofisiólogo estudia desde hace diez años los cambios en neurotransmisores involucrados en los procesos conductuales. Dentro de una de sus líneas de investigación se encuentra el inicio, proyección y mantenimiento de las conductas del ser humano implicadas en algunas adicciones, entre ellas los procesos conductuales relacionados con el enamoramiento.

“Desde el punto de vista anatómico, neurológico y neurofisiológico, incrementamos en los espacios sinápticos sustancias como la dopamina y observamos su efecto en las neuronas. Estas reacciones dejan neuroquímicos en el cerebro que a su vez generan cambios en una neurona, que al comunicarse con otra inician procedimientos conductuales que a largo plazo cambian la forma de interacción”, comenta en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt.

Según afirma el especialista, el enamoramiento es una liberación masiva de dopamina en el núcleo accumbens, que involucra una disminución de la activación en la corteza prefrontal relacionada con el razonamiento, es por ello que durante este proceso se borran los aspectos negativos de la persona que nos gusta. "Después de tres años el cerebro se adapta a la persona y se enamora, es decir, acepta sus defectos y busca mantenerla cerca, o bien, elige buscar a otro individuo que le ayude a liberar dopamina”.

¿Cómo se da el enamoramiento?

En palabras de Eduardo Calixto González, a través del sentido del olfato las mujeres pueden escoger a su pareja. “Cuando una mujer huele a un hombre, le puede resultar atractivo, porque puede decir que los genes del individuo no son iguales a los suyos, es por eso que aun teniendo a un hermano o pariente físicamente atractivo se da el rechazo de consanguinidad. En todos estos procesos hombres y mujeres nos enamoramos de diferentes formas”, detalló.

Por medio de la proteína complejo mayor de histocompatibilidad o también llamada antígenos leucocitarios, dijo, las mujeres pueden presentar frecuentemente eventos neurobiológicos para seleccionar a sus parejas y mantenerlos cerca de ellas.

“Las mujeres tienen más grande el hipocampo (estructura especializada para la memoria y el aprendizaje), madura más rápido y tiene ambos hemisferios mejor conectados. El cuerpo calloso, estructura con la que se conectan los dos hemisferios, es hasta 25 por ciento más grande en ellas, lo que significa que integra un hemisferio cerebral izquierdo subjetivo y analítico, en tanto su hemisferio derecho es creativo y organizacional”, continuó.

Al tener mayor integración interhemisférica, el género femenino presenta una mayor liberación de dopamina y oxitocina. Por otro lado, al tener más grande el giro del cíngulo, parte integral del sistema límbico involucrada en la formación de emociones, conducta, aprendizaje y memoria, presentan niveles más altos de integración de sus emociones en comparación con los varones.

“El hemisferio izquierdo tiene dos estructuras cerebrales: área de Broca y área de Wernicke, la mujer tiene mayor densidad neuronal en estas dos áreas, las cuales le permiten identificar y estructurar mejor el lenguaje. Todos estos elementos participan en cómo se escoge una pareja, cómo se convive con ella y cómo es el proceso en estas etapas. Nos damos cuenta que las hormonas participan para bien o para mal en la función del cerebro y la conducta”, expresó.

A diferencia de las mujeres quienes realizan evaluaciones biológicas, psicológicas y sociales para escoger pareja, los varones valoran a través del contacto visual.

“Al cerebro humano le encanta la simetría facial. A nivel biológico el varón procura detectar a mujeres jóvenes con senos grandes y caderas anchas, que otorgan ácidos grasos que ayudan a la formación del cerebro, y tiene la probabilidad de generar hijos más inteligentes. Los hombres evalúan en cuestión de ocho segundos a 12 minutos el proceso, que puede cambiar de acuerdo con los aspectos culturales. Valoran según el proceso visual dopaminérgico”, afirmó el especialista.

Amor eterno…

El investigador del INPRFM señaló que la etapa en que se libera una cantidad mayor de dopamina es entre los 16 y 23 años de edad, por lo que los enamoramientos de mayor intensidad se dan entre los 22 y 23 años. Conforme pasan los años los liberadores de dopamina son distintos y se dan en menores concentraciones.

“Una pareja menor de 22 años está condicionada al fracaso porque están atrapados en un factor neurobiológico que los estimula y por lo tanto creen estar con el amor de su vida. Cuesta trabajo creerlo pero no existe el amor de nuestra vida. Lo que realizamos son cambios neuroquímicos a nivel cerebral que nos hacen totalmente subjetivos y gradualmente aprendemos de él y en el transcurso de la vida vamos siendo más selectivos. El proceso de enamoramiento es para siempre cuando nos damos cuenta que evoluciona”, concluyó el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Descargar fotografías.

 

Ver texto en pdf.

 

Fuente: Agencia Informativa Conacyt, 8 de febrero de 2016.

 

 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com