Morán López: Enfrenta la AMC nuevos desafíos ante el momento que vive la ciencia en México

05-06-2014



Las acciones que ha emprendido el gobierno federal para que la ciencia mexicana se convierta en una herramienta fundamental en el plan general de desarrollo del país, como son el incremento a la inversión en ciencia y tecnología, la creación de Cátedras Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) para Jóvenes Investigadores, y otras que han surgido del ejercicio legislativo, como las modificaciones a la Ley de Ciencia y Tecnología, conforman, en opinión del doctor José Luis Morán López, un momento histórico que no puede desaprovechar la comunidad científica para proponer cambios de fondo en el sector, cambios que deben ser estructurales, dijo, para que realmente impacten en beneficio de la sociedad.

Estas modificaciones pueden ser, ejemplificó, en la propia operación de los centros públicos de investigación, o en resolver las fuertes limitaciones existentes por parte de la Secretaría de Hacienda para el ejercicio de los recursos que tienen que ver con la adquisición de equipo, insumos y materiales que se requieren para hacer investigación, los cuales están sujetos a una reglamentación extrema que no permite obtenerlos de manera ágil y oportuna. “Entonces existe la necesidad de revisar los esquemas de operación que no están funcionando y todo esto tiene también que ver con una planeación a futuro, con un desarrollo integral del país”, expuso el investigador del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica.

A lo anterior, Morán López agregó el incipiente desarrollo que hay en investigación en algunas entidades del país y la necesidad de contar con programas definidos para cada región,  para cada área, ya que no se puede, mencionó, implementar un programa de desarrollo general. “Unas acciones serán generales, pero el desarrollo mismo depende, entre otros, de las condiciones de la propia naturaleza y la geografía propias de los diferentes estados.

A esto habría que añadir que la educación en todos los niveles en ciencias es deficiente y tendrá la Academia Mexicana de Ciencias que incidir más e insistir en que las formas en las que actualmente se enseña es incorrecta, o no refleja el interés de los jóvenes o los niños por las ciencias. Igualmente hay otros aspectos de carácter administrativo que son necesarios modificar (…)

En definitiva, creo que deben haber cambios estructurales que tienen que ser estudiados detenidamente por académicos y las autoridades correspondientes para lograr un desarrollo más armónico en todo México”. Y es justamente en ese campo donde Morán López, candidato a ocupar la vicepresidencia de la Academia Mexicana de Ciencias para el periodo 2014-2017, ve tierra fértil para las labores que lleva a cabo y otras que puede emprender la Academia, las cuales describe y presenta a la membresía en su plan de trabajo de cara a las votaciones de junio próximo.

“De los puntos que menciono en mi plan de trabajo no hay tareas fáciles; son retos, desafíos, responsabilidades para nuestra Academia, tal vez en algunos de ellos haya más flexibilidad, pero todos requieren de mucho compromiso y voluntad, aunque reconozco que el más importante ahora, por el momento que se vive, es la comunicación y la apertura del gobierno federal, ya que eso, de continuar, permitirá el avance en los otros aspectos que menciono, como el caso de mantener el estímulo del SNI para investigadores nacionales que no sean eméritos, porque actualmente los únicos que mantienen dicho incentivo a lo largo de sus vidas después de cumplir 65 años de edad, son los que logran ser reconocidos con dicha distinción.” José Luis Morán expresó que su sentir desde hace algunos años es tratar que los investigadores de otros niveles también gocen de ese beneficio para que tengan un retiro en condiciones económicas dignas, si eso sucede, sostuvo, se liberarán más plazas y dará oportunidad a más jóvenes investigadores para optar por ellas.

“Pero todo esto ocurrirá cuando se puedan hacer y se acepten cambios importantes a la Ley de Ciencia y Tecnología”. Morán López indicó que su propuesta como candidato a la vicepresidencia de la Academia Mexicana de Ciencias surgió porque está convencido de que solo impulsando la ciencia se puede aspirar a un mejor país. “La experiencia en las últimas décadas en naciones donde hay un desarrollo económico importante, ha mostrado que no es suficiente tener materia prima para ser ricos o tener un desarrollo económico importante, sino que es tan importante o más tener la capacidad científica para poder aprovechar de mejor manera los recursos y hacer aplicaciones más trascendentes y de mayor importancia”. Lamentó asimismo que en nuestro país la ciencia y el conocimiento sigan siendo términos desconocidos para muchos sectores de la sociedad, por lo que la Academia o, a través de ella, se puede lograr una mayor difusión sobre la importancia que la investigación científica tiene. “De esto estoy seguro y lo he estado prácticamente en toda mi trayectoria profesional. Después de hacer mi doctorado en 1980 enfrenté la disyuntiva de quedarme en el extranjero a trabajar o regresar a México.

En esos años el país atravesaba una crisis compleja y había un apoyo muy reducido en toda la ciencia, eso me hizo pensar en quedarme fuera por más tiempo, pero me convencí que era importante regresar y tratar de cambiar las condiciones que se necesitan para hacer investigación científica”.

Si al exterior las tareas de la Academia son múltiples y variadas, señaló que al interior de la institución los trabajos no son menores, ya que destacan aspectos tan importantes como la participación misma de la membresía, de la que reconoció se requiere de más acercamiento; de mayor integración entre los científicos de todas sus áreas, de la organización de reuniones como las que llevan a cabo sociólogos, historiadores, economistas, y puedan opinar, dialogar y colaborar con científicos de matemáticas, física o biología con el fin de encontrar soluciones a problemas complejos y hacerlo por medio de un diálogo mucho más abierto entre los miembros. “Esa parte es la que nos está faltando y es trabajo que tenemos que hacer”.

“De los puntos que menciono en mi plan de trabajo no hay tareas fáciles; son retos, desafíos, responsabilidades para nuestra Academia, tal vez en algunos de ellos haya más flexibilidad, pero todos requieren de mucho compromiso y voluntad, aunque reconozco que el más importante ahora, por el momento que se vive, es la comunicación y la apertura del gobierno federal, ya que eso, de continuar, permitirá el avance en los otros aspectos.

“Otro punto –destacó el físico -son las secciones regionales. En los últimos días he tenido oportunidad de visitar algunas de ellas y la verdad la gente es muy entusiasta, pero se nota que hay una ausencia de apoyo interno por parte de las oficinas centrales de la AMC.

Hay que llevar a cabo una revisión de las secciones regionales, pues hay estados que no pertenecen a ninguna de ellas, como Jalisco y Morelos”. Por lo anterior, consideró necesario reunirse con los académicos de las diferentes secciones regionales, escuchar sus propuestas y apoyarlas con recursos para que puedan desarrollar de manera continua sus programas, pues dijo ser testigo que los investigadores realizan muchas actividades por sí mismos para promover la ciencia, pero en ocasiones se ven limitados por la falta de financiamiento. ”Estoy convencido de que contaremos con una mejor Academia si tenemos una mayor cohesión con el resto de los investigadores del país”.

No obstante los retos que enfrenta en su futuro la Academia Mexicana de Ciencias, el doctor Morán López recordó que las academias de ciencias en todo el mundo se mantienen como entes independientes, autorizadas por los especialistas en todos los campos que pueden dar una opinión sólida sobre problemas a resolver en la ciencia y desde la ciencia. “Es así que nuestra Academia es un ente que sugiere, que propone el desarrollo científico del país desde un punto de vista autónomo. Debe ser consejera y debe serlo de cualquiera de los órganos que rigen en el país; de cualquier parte social que solicite la opinión de los científicos, incluso el industrial; la Academia Mexicana de Ciencias está en posición de dar esa orientación. Lo mejor del país está ahí, en todas las áreas de conocimiento, ese es su gran valor y es lo que marca la diferencia con el resto de los organismos dedicados a la ciencia en nuestro país”. (FTR)

Fuente: Boletín AMC. Núm. 29, 29 de mayo de 2014
 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com