Los efectos del cambio climático ya son visibles en BCS: Héctor Reyes Bonilla

28-07-2016



Por Antimio Cruz


Nuestros científicos

Tenemos efectos del Cambio Climático muy claros, la acidificación del mar está teniendo muchos impactos en las comunidades donde se cría ostión y abulón porque el agua que se usa para las larvas viene muy ácida y éstas mueren, dice Héctor Reyes.

Hay dos efectos muy claros del Cambio Climático que ya se observan en las comunidades de Baja California Sur: en la costa del Océano Pacífico, hay larvas de granjas acuícolas que mueren por el incremento en la acidez del agua, que es consecuencia del exceso de dióxido de carbono diluido en el mar; mientras en la costa del Golfo de California, el aumento en el nivel del mar ya erosiona malecones y otras construcciones cerca de la playa.

Estos impactos exigen acciones de adaptación. Para esto, investigadores de nueve institutos y organizaciones no gubernamentales elaboraron un reporte de zonas vulnerables al cambio climático en BCS, cuyo primer autor es el doctor Héctor Reyes Bonilla, profesor e investigador del Departamento de Biología Marina, de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS).

El diagnóstico reúne información de más de 60 comunidades pesqueras de nueve regiones del estado y es sólo una parte de un proyecto mucho mayor, que dirige la doctora Gabriela Cruz Piñón y busca medir qué tan vulnerables son al cambio climático 530 comunidades del Pacífico mexicano, desde Baja California hasta Chiapas.

“El estado de Baja California Sur es muy vulnerable al Cambio Climático por varias razones: en primer lugar, porque es altamente dependiente de los recursos marinos porque cerca del 30 por ciento de sus habitantes depende de la pesca deportiva, la pesca comercial o la pesca artesanal. En segundo lugar, ya tenemos efectos del Cambio Climático muy claros, la acidificación del mar está teniendo muchos impactos en las comunidades donde se cría ostión y abulón porque el agua que se usa para las larvas viene muy ácida y éstas mueren; además, en el lado del Golfo hay problemas de nivel del mar, que está subiendo y afecta los fundamentos de construcciones en varios lugares”, indicó en entrevista con Crónica, el doctor Reyes Bonilla.

Los datos que arroja este esfuerzo científico serán usados para elaborar los planes municipales y estatales de adaptación al Cambio Climático. El proyecto macro, que encabeza la doctora Cruz Piñón, se llama “Efectos del cambio climático en la distribución de peces de importancia comercial en el Pacífico mexicano y sus consecuencias para las comunidades pesqueras”, y es financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Buceo y vocación 

Oriundo del estado de Colima, Reyes Bonilla siempre sintió atracción hacia la vida en el mar, pero fue cuando tenía 17 años de edad y trabajaba en un restaurante en Isla Mujeres, Quintana Roo, cuando decidió que debería elegir a la Biología como su objeto de estudio y carrera profesional.

“En ese año alguien me invitó a bucear por primera vez en mi vida, y después de lo que vi y sentí me encantó y al año siguiente ya estaba yo estudiando biología marina en La Paz”, comenta este investigador que estudió la licenciatura en Biología Marina en la UABCS, luego realizó una maestría en el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE-Conacyt), y posteriormente obtuvo su doctorado en la Universidad de Miami, Estados Unidos.

Durante su estancia en la Universidad de Miami, Héctor Reyes se especializó en Pesquerías y Biología Marina. Después regresó a México y en 2004 se reincorporó a la investigación en La Paz, en la UABCS.

“Yo creo que sí existe posibilidad de revertir mucho del daño que se ha hecho al mar, pero se necesita trabajo de las autoridades y también de las comunidades. En Baja California Sur tenemos el ejemplo exitoso de Cabo Pulmo donde diez años de cuidados han permitido la regeneración. Y es importante subrayar que al hablar de cuidado no me refiero a tener muchos inspectores, sino que con el paso del tiempo la sociedad se da cuenta de que tenemos que hacer algo por la naturaleza y esta conciencia está creciendo en el país, con trabajo de las organizaciones sociales y de los científicos”, indicó.

Ciencias sociales y naturales

El doctor Reyes Bonilla habló de los hallazgos en Baja California Sur, en los que se combinan datos de ciencias sociales y ciencias naturales, pues se miden cambios en los ecosistemas y su impacto en los grupos humanos que viven junto a las costas.

“En el proyecto se conjunta todo: vemos cuáles son las zonas más impactadas por el cambio de temperatura, nivel del mar y acidez; cuáles son las comunidades que están enfrente y qué tan vulnerables pueden ser al cambio. Es muy importante combinar las dos cosas porque hay comunidades donde el impacto puede ser menor porque cuentan con apoyos gubernamentales y su actividad económica no depende totalmente del mar; en cambio otras comunidades que están aisladas, son muy pobre y dependen totalmente del mar van a tener muchas dificultades para tolerar el cambio”, indicó.

El reporte de BCS usó encuestas realizadas directamente en nueve regiones, las cuales combinan con la información biológica sobre abundancia de especies de interés comercial, y también datos sobre las condiciones económicas y sociales de los habitantes de comunidades costeras, provenientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), así como del Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval). Adicionalmente usa datos de elevación del nivel del mar y de temperatura, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés)  

“En Baja California Sur se pudo hacer este estudio comunidad por comunidad y platicar con la gente, con apoyo de todas las organizaciones e instituciones”, agrega Reyes Bonilla.

Quienes forman parte del estudio son la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), en La Paz; la Escuela Nacional de Estudios Superiores, Unidad Morelia, Universidad Nacional Autónoma de México (ENES-UNAM); el Centro Regional de Investigaciones Pesqueras, La Paz; Pronatura Noroeste; el Posgrado en Ciencias Marinas y Costeras, UABCS; el Centro Intercultural de Desiertos y Océanos, A.C.; Consultores independientes; The Nature Conservancy, y el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE-Conacyt).

Fuente: La Crónica, 24 de julio de 2016.

 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com