PILA de Cambio Climático y Sustentabilidad, investigación a favor de la sociedad

29-09-2016



Por Ana Luisa Guerrero

Ciudad de México. 13 de septiembre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- El cambio climático es un fenómeno global asociado al alza en la temperatura del planeta, provocando el aumento del nivel del mar y fenómenos meteorológicos más extremos e impactando la economía de todos los países y la vida de las comunidades.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) prevé que en este siglo la temperatura media de la superficie terrestre aumente tres grados Celsius, cuando en los últimos 100 años ha sido 0.6 grados.

En el libro México y el cambio climático global, la doctora Cecilia Conde Álvarez expone que, de acuerdo con proyecciones futuras obtenidas con diversos modelos de clima, si se siguen emitiendo gases de efecto invernadero, la Tierra podría calentarse entre 1.4 y 5.8 grados Celsius en 2100, teniendo consecuencias todavía peores.  

Nuestro país firmó en 1992 la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y se ha comprometido en las Conferencias de las Partes y en diversos convenios. A raíz de ello y preocupados por el tema, diversas instituciones de educación superior y centros de investigación han ejecutado múltiples e importantes iniciativas encaminadas a conocer la situación en el territorio por esta problemática global.

El esfuerzo más reciente es el Programa de Investigación de Largo Aliento (PILA) de Cambio Climático y Sustentabilidad, encaminado a generar conocimiento científico multidisciplinario para incidir en la elaboración de políticas públicas en la materia.

Auspiciados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), los PILA tienen el propósito de contribuir a la solución de los problemas nacionales al definir, priorizar y alinear la agenda de investigación del sistema de centros públicos alrededor de ocho líneas temáticas.

Sumar capacidades

El PILA de Cambio Climático y Sustentabilidad se conforma de un comité científico, que lideran los doctores Arturo Muhlia Melo y Ricardo Guerra Sánchez, responsable de establecer y divulgar la agenda de investigación de largo aliento y, una vez que haya resultados, traducirlo en instrumentos de política pública orientados a las instituciones encargadas de ello.

En este programa —uno de los que más adelantos tiene en su estructura— participan el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor), el Centro de Innovación Aplicada en Tecnologías Competitivas (Ciatec), el Instituto de Ecología (Inecol), el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, Baja California (CICESE), el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora (Instituto Mora) y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

El doctor Arturo Mulhia explica que en su arranque, el PILA de Cambio Climático y Sustentabilidad está logrando unir las capacidades de los diferentes centros para atender la problemática y establecer los lineamientos de investigación que contribuyan a la solución de este problema.

“Nuestra intención ha sido establecer las bases con las líneas más importantes definidas en este momento, para que se puedan ir definiendo las directrices que se tendrán en el tiempo, pues se busca que esto trascienda las administraciones futuras”, dice a la Agencia Informativa Conacyt.

El investigador del Cibnor, que estudia la respuesta de los organismos marinos a los cambios climáticos, indica que este grupo de trabajo tiene como una de sus principales fortalezas la multidisciplinariedad, con el propósito de abordar la problemática desde todas las áreas del conocimiento.

“No pretendemos concentrar todo el esfuerzo en una sola disciplina, por lo que se trata de un consorcio de centros muy diverso, pues en la parte biológica participa el Cibnor, pero también participan aquellos enfocados en lo social, como el Instituto Mora o el CIESAS. Esa multidisciplina nos ayuda a entender mejor el contexto y a estar preparados para abordarlo”, dice en entrevista.

Además de la multidisciplina, los PILA están diseñados para sumar las capacidades de universidades e institutos de investigación, así como las áreas del gobierno encargadas del diseño de las políticas públicas, tal es el caso del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC).

En la conformación del plan científico participaron especialistas del INECC con el propósito de enriquecer la comunicación entre científicos y tomadores de decisiones.

Líneas de investigación

La generación de conocimiento científico es una de las prioridades de los PILA, en el caso de Cambio Climático y Sustentabilidad se compone de seis líneas de investigación para generarlo.

Uno de sus intereses está centrado en establecer bases de información de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en México, así como su captura en el territorio acuático, terrestre y de la atmósfera.

Datos del Banco Mundial muestran que en 2011, nuestro país generaba 3.9 toneladas métricas per cápita de CO2 lo que representó un incremento respecto al indicador de 1990, cuando se contabilizaron 3.7 toneladas.

El director de Área de Centros de Investigación del Conacyt, Salvador Lluch Cota, explica que esta primera línea de investigación es trascendental porque no se ha elaborado un inventario de los flujos de carbono en los sistemas naturales.

“En sus comunicaciones nacionales, México ha presentado un inventario de emisiones de CO2 particularmente asociado a la actividad humana, pero no contamos con el inventario de la captura y de las emisiones por parte de sistemas naturales, cuando es un país tan diverso en tipos de ecosistemas”, indica.

En entrevista, señala que esta no es una tarea sencilla pero es necesaria para que se conozca cómo se encuentra el país en este rubro, además de que dichos indicadores servirán para las contribuciones de información que México brinda a la ONU cada determinado tiempo.

La segunda línea es contribuir con información al Atlas Nacional de Riesgos y a los atlas estatales asociados a desastres hidrometeorológicos, sobre todo mediante estudios de alto impacto técnico y científico, a fin de que sirvan como un insumo en la toma de decisiones.

Otro tema en el que enfocan los propósitos de investigación es el relacionado con el estudio del tema hidrológico, para fomentar su aplicación a favor de la seguridad y el derecho al agua; por ejemplo, el análisis de las cuencas en el país, “cómo están funcionando nuestros sistemas hídricos, cómo se están manejando y cómo están cambiando; sobre todo porque este recurso agua va a ser crítico en el futuro”, detalla por su parte el doctor Arturo Muhlia.

La cuarta línea de trabajo se centra en los aspectos socioeconómicos alrededor del cambio climático, es decir, conocer el impacto y los efectos de este fenómeno en la población.

Por otra parte, este PILA contempla el estudio de problemáticas relacionadas con especies invasoras y exóticas debido a que se trata de un tema crítico que pone en riesgo la biodiversidad de México.

“Este programa tiene la bondad de crear nuevas líneas y que las actuales puedan ir cambiando con la incorporación de grupos de trabajo; un caso específico es el de control de plagas, porque está latente el riesgo de que una plaga presente en Estados Unidos
venga a México, por lo tanto, esta línea de investigación nos permite prever que no nos afecte tanto la presencia de esas plagas”, añade Muhlia Melo.

Finalmente, un sexto módulo está dedicado a la divulgación y transferencia social del conocimiento, al cual se le está dando el mismo peso que a la investigación, pues los académicos que integran el PILA “sabemos que en temas como la sustentabilidad, la participación de la sociedad en general es muy importante”, asegura el doctor Salvador Lluch.

De acuerdo con el doctor Arturo Muhlia, la difusión del conocimiento se pondrá a disposición de la sociedad a través de reportes presentados en un lenguaje claro, a través de todos los medios.

Investigación a favor de la sociedad

Indudablemente, coinciden ambos investigadores, los resultados que se generen a través del PILA de Cambio Climático y Sustentabilidad tendrán un impacto favorable para la sociedad mexicana.

Según Muhlia Melo, el conocimiento que se genere permitirá tomar medidas preventivas o correctivas, además de que hará posible el desarrollo, la innovación y nuevas tecnologías aplicadas a diferentes áreas.

“Si los académicos estamos bien conectados con la sociedad, esta va a entender para qué sirve la ciencia y los beneficios que les ofrece”, dice.

El doctor Lluch Cota destaca la importancia de que los PILA promuevan la interacción académica entre los 26 centros que integran el sistema Conacyt, pues a través de ellos se busca “romper las barreras e incrementar la colaboración”.


Impactos del cambio climático

  • Entre 1880 y 2012, la temperatura media mundial aumentó 0.85 grados Celsius. Esto quiere decir que por cada grado que aumenta la temperatura, la producción de cereales se reduce cinco por ciento.
  • Entre 1901 y 2010 el nivel medio del mar aumentó 19 centímetros. La extensión del hielo marino del Ártico se ha reducido en los últimos decenios desde 1979, con una pérdida de hielo de 1.07 millones de kilómetros cuadrados cada decenio.
  • Se estima que a finales del siglo el incremento de la temperatura mundial supere los 1.5 grados Celsius en comparación con el periodo comprendido entre 1850 y 1900. Se prevé una elevación media del nivel del mar de entre 24 y 30 centímetros en 2065.
  • Las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) han aumentado casi 50 por ciento desde 1990. Entre 2000 y 2010 se produjo un incremento de las emisiones mayor que en las tres décadas anteriores.


Fuente: Objetivos de Desarrollo Sostenible, ONU.


Fuente: Agencia Informativa Conacyt, 13 de septiembre de 2016.

 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com