La eutanasia será reclamo social: Diego Valadés

14-12-2016



Mirtha Hernández

El proceso de envejecimiento de la población mexicana así como el incremento de las enfermedades crónico-degenerativas hace necesario que en la nación se inicie la discusión respecto a la eutanasia o suicidio asistido, pues los viejos y enfermos tienen derechos que exigir y ejercer, afirmó Diego Valadés, académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas.

“Aunque la dirigencia política del país no esté preocupada en el tema, sí es una inquietud que va avanzando en la sociedad, de manera que muy pronto se convertirá en un reclamo social”, sostuvo el abogado constitucionalista.

Una muestra de esta preocupación, prosiguió, se refleja en la encuesta nacional de la asociación Por una muerte digna, en la que 63 por ciento de los entrevistados opinó que ante una situación terminal y dolorosa es aceptable la eutanasia.

“Este procedimiento de suicidio asistido se consideró, por mucho tiempo, aplicable sólo a quienes sufrían padecimientos terminales y dolorosos, pero en algunas naciones se ha ido ensanchando el concepto a quienes padecen males que, sin estar próximos a la muerte, sí afectan sus posibilidades de autonomía y, por lo mismo, les generan una merma en su propia percepción de dignidad.

“Desde mi punto de vista y en las pocas que han regulado la eutanasia, sí es un derecho de quienes desean preservar su dignidad o aquellos que no desean prolongar su dolor”, agregó el exprocurador General de la República y exministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Sin embargo, prosiguió Valadés, hay una gran polémica debido a valores religiosos y concepciones éticas, pues hay quienes afirman que el dolor debe ser soportado como una suerte de tributo ante la deidad en la que creen, lo cual es perfectamente aceptable para quienes profesan esa religión, pero inaceptable para quienes no tienen ninguna deidad a quien ofrecer su sufrimiento. ”Por ello es que éste se ha convertido en un tema más del estado laico”.

En condiciones de seguridad

Lo que se pretende, explicó el también miembro del Colegio Nacional, es que los sistemas jurídicos la aprueben dentro de condiciones de seguridad plena, con protocolos médicos y jurídicos muy rigurosos, en favor de quienes deseen ser privados de una vida que ya consideran innecesaria.

“Si el Estado es laico, promueve la ampliación de los derechos de las personas, que de ninguna manera afectan los de los creyentes, pero al revés, los derechos de los creyentes sí afectan los de los no creyentes y eso no sólo es incompatible con un estado laico, sino con uno democrático en general”, aseguró el investigador.

Suicidio asistido

En México, con la voluntad anticipada, que permite a cualquier persona indicar ante un notario su voluntad respecto a permanecer o no conectado a aparatos que garanticen una sobrevida artificial, es un primer paso.

“Falta el siguiente, que es el de permitir el suicidio asistido. ¿Qué ocurre en tanto no se acepta y se legisle?

Que se están produciendo casos eutanásicos de facto, sin que nos enteremos y con un riesgo para quienes generosamente asisten a las personas que lo solicitan. “Que se están realizando numerosos y dolorosos suicidios –individuos que se precipitan de un puente, utilizan un arma de fuego o recurren a barbitúricos o al envenenamiento– porque su sufrimiento es extremo. No hablo de depresiones sino de padecimientos como el cáncer”, expresó Valadés.

La eutanasia evitaría este tipo de determinación que genera traumas múltiples a los enfermos y a sus cercanos que deben hacer frente a una muerte violenta. “Cuando se practica el suicidio asistido, esta etapa trágica se ve atenuada por las condiciones amables que rodean a quienes toman esta decisión”, concluyó.


Fuente: Gaceta digital UNAM, 5 de diciembre de 2016.


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com