El pensamiento de Héctor Fix-Zamudio y su influencia en Bolivia. Segunda parte

18-09-2014



Alan E. Vargas Lima

De lo expuesto en la parte I (La Gaceta Jurídica 09-09-14), se puede deducir con claridad que las acertadas ideas del Maestro Fix-Zamudio y su doctrina procesal, llegaron a Bolivia precisamente para ayudarnos a comprender la naturaleza y los alcances del “Juicio de Amparo” que, bajo la modalidad de “Recurso”, fue incorporado al sistema constitucional boliviano en 1967.

Sin embargo, esta no es la única materia en que el pensamiento del jurista mexicano fue de consulta indispensable para desarrollar estudios constitucionales en Bolivia, sino que también resultaron de mucha utilidad sus autorizados criterios sobre jurisdicción constitucional y justicia constitucional.

Así, por ejemplo, la diferencia sustancial entre lo que se denomina jurisdicción constitucional y lo que es la justicia constitucional (cuya eventual sinonimia ha quedado superada en la actualidad) aparece por primera vez desarrollada en la obra sobre Jurisdicción Constitucional del entonces magistrado del Tribunal Constitucional José Antonio Rivera Santiváñez, quien, siguiendo las enseñanzas de Fix-Zamudio, expuso de manera didáctica que existe Justicia Constitucional cuando los órganos judiciales ordinarios se dedican a resolver problemas de carácter constitucional.

En cambio, se habla de Jurisdicción Constitucional propiamente dicha, cuando existen órganos especiales y calificados, creados específicamente para realizar esos fines; es decir, cuando la labor de control de la constitucionalidad se halla encargada a los tribunales o cortes constitucionales (1).

Asimismo, se debe considerar que entre los conceptos de Justicia Consti- tucional y Jurisdicción Constitucional parece existir una indisoluble relación de género a especie; de ahí que el expresidente del Tribunal Constitucional de Bolivia Pablo Dermizaky ha precisado que se debe entender por justicia constitucional “un sistema de legislación, doctrina y jurisprudencia aplicables al control, defensa e interpretación de la Constitución Política del Estado. La justicia constitucional se realiza a través de la jurisdicción constitucional, conjunto de normas sustantivas y adjetivas, y de órganos encargados de administrar la justicia constitucional” (2).

Por otro lado, también es importante rescatar el pensamiento constitucional del maestro Fix-Zamudio en cuanto a la naturaleza y los alcances del Derecho Procesal Constitucional, disciplina que comenzó a desarrollarse en Bolivia a partir de la reforma constitucional de 1994, que tiene la virtud de haber creado el primer Tribunal Constitucional en nuestro país.

En este sentido, cabe considerar que fue el maestro mexicano quien se ocupó de desarrollar y sistematizar el Derecho Procesal Constitucional como una disciplina jurídica especializada –siguiendo el criterio de su mentor, el jurista español Niceto Alcalá Zamora y Castillo–.

Una muestra de ello es que en su tesis de licenciatura en Derecho (1955) denominada La garantía jurisdiccional de la Constitución mexicana (ensayo de una estructuración procesal del amparo) llegó a considerar la existencia de “una disciplina instrumental que se ocupa del estudio de las normas que sirven de medio para la realización de las disposiciones contenidas en los preceptos constitucionales, cuando estos son desconocidos, violados o existe incertidumbre sobre su significado; siendo esta materia una de las ramas más jóvenes de la Ciencia del Derecho Procesal y, por lo tanto, no ha sido objeto todavía de una doctrina sistemática que defina su verdadera naturaleza y establezca sus límites dentro del inmenso campo del Derecho”.

Asimismo, hizo referencia al Derecho Procesal Constitucional como aquel que se ocupa del examen de las garantías de la propia ley fundamental y que están establecidas en el texto mismo de la norma suprema, llegando inclusive a conceptualizar al proceso constitucional como “el conjunto ordenado y armónico de actos jurídicos, en vista de la composición de la litis de trascendencia jurídica, que establece una relación de las partes con el juzgador y que se desenvuelve en una serie concatenada de situaciones”.

Posteriormente, el mismo Fix-Zamudio, en sus Breves reflexiones sobre el concepto y contenido del derecho procesal constitucional (3), señalaba que ésta rama especializada puede describirse “como la disciplina jurídica situada dentro del campo del derecho procesal, que se ocupa del estudio sistemático de las instituciones y de los órganos por medio de los cuales pueden resolverse los conflictos relativos a la aplicación de los principios, valores y disposiciones fundamentales, con el objeto de reparar la violación de los mismos. (…)

Esta rama del derecho procesal general tiene como contenido el análisis de las tres categorías que integran lo que se ha calificado como ‘trilogía estructural del proceso’, es decir, la acción, la jurisdicción y el proceso. Pero estas tres categorías esenciales poseen aspectos peculiares en el derecho procesal constitucional y, con este motivo, como un ensayo de sistematización de la materia de esta disciplina reciente, todavía en formación, adoptamos la terminología, ya acreditada, del notable procesalista italiano Mauro Cappelletti, quien además ha sido uno de los juristas que mayores aportaciones han hecho a este sector del derecho procesal”.

Este es un breve resumen del pensamiento jurídico-constitucional de uno de los más sobresalientes juristas mexicanos de los últimos tiempos quien, gracias a Dios, permanece junto a nosotros. 

Notas

1. Cfr. José Antonio Rivera Santiváñez. Jurisdicción Constitucional. Procedimientos Constitucionales en Bolivia. Cochabamba, Bolivia, Talleres Gráficos Kipus, 2001. En este sentido, para el maestro mexicano, la Justicia Constitucional se concibe como “el conjunto de procedimientos de carácter procesal por medio de los cuales se encomienda a determinados órganos del Estado la imposición forzosa de los mandamientos jurídicos supremos a aquellos otros organismos de carácter público que han desbordado las limitaciones, que para su actividad se establecen en la misma Carta Fundamental (…)”.

Por otra parte, el concepto de Jurisdicción Constitucional comprende el estudio de “la actividad de verdaderos tribunales, formal y materialmente considerados, que conozcan y resuelvan las controversias de naturaleza constitucional de manera específica, es decir que los citados tribunales están especializados en la decisión de los conflictos de carácter constitucional”. Héctor Fix-Zamudio. Veinticinco años de evolución de la Justicia Constitucional. México: Instituto de Investigaciones Jurídicas UNAM, 1968, pág. 15.

2. Pablo Dermizaky Peredo. La justicia constitucional. La Paz, Bolivia: Plural, 2010, pág. 57.

3. Héctor Fix-Zamudio. Breves reflexiones sobre el concepto y contenido del derecho procesal constitucional, en: Eduardo Ferrer Mac-Gregor. Derecho procesal constitucional. Tomo I. Tercera edición (México: Porrúa, 2003), pág. 197.

Fuente: La Razón. Gaceta Jurídica (Bolivia). 16 de septiembre de 2014.
 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com