Comparten ganadores del Premio México de Ciencia y Tecnología sus proyectos de investigación

15-12-2014



La ciencia, la tecnología y la innovación deben ser lazo de unión entre los países de Iberoamérica, declaró Adolfo Martínez Palomo, durante la bienvenida y presentación que hizo en El Colegio Nacional de los  ganadores de las últimas tres ediciones del Premio México de Ciencia y Tecnología, distinción que recibieron tres renombrados investigadores el pasado 8 de diciembre en la XXIV Cumbre Iberoamérica de jefes de Estado y de gobierno.

La presencia de los tres científicos iberoamericanos en la prestigiada institución mexicana, el español Carlos Martínez Alonso, el chileno Juan Carlos Castilla y el argentino Alberto Ramos sirvió de marco para que los invitados ofrecieran, como es la tradición, conferencias para hablar de los temas que abordan en sus respectivos trabajos.

El primer ponente, Carlos Martínez Alonso, impartió la plática Cáncer: inflamación y desarrollo en la que compartió su experiencia, preocupaciones y logros en este campo de investigación a lo largo de casi 40 años. El ganador del Premio México de Ciencia y Tecnología 2014 explicó brevemente los estudios que ha realizado junto con su grupo de colegas para comprender los mecanismos implicados en la activación de la respuesta inmune y sus implicaciones en el cáncer y las enfermedades autoinmunes.

Sus trabajos más recientes están dirigidos a identificar nuevas líneas terapéuticas en los procesos inflamatorios utilizando las quimiocinas (un tipo de proteína implicada en la quimiotaxis) como modelo y en la caracterización de las señales implicadas en la activación del programa de muerte celular; así como los que desarrolla en el campo de la biología de las células madre, en los que empieza a vislumbrar nuevos vínculos entre el control de la diferenciación de células madre y la integridad genómica, con importantes repercusiones en los procesos de envejecimiento y de la tumorigénesis.

“La medicina ha perdido ese ámbito restringido a un área y se ha vuelto una ciencia profundamente transdisciplinaria. Ha perdido el ámbito local para transformarse en una disciplina puramente global y eso exige y necesita constantes adaptaciones a la forma de entender los problemas y, desde luego, de resolverlos”, afirmó el actual profesor en el Centro Nacional de Biotecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España.

Juan Carlos Castilla, ganador del Premio México de Ciencia y Tecnología  2012, presentó por su parte aspectos de la que ha sido su investigación por más de 30 años, en donde la pregunta principal ha sido ¿cómo se comporta el sistema marino costero en Chile sin la presencia del ser humano?

Durante la conferencia Soluciones en la pesca artesanal de Chile: la tragedia de los comunes, el biólogo marino de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile,  explicó que en 1982 se creó la Estación Costera Marina en la región de las Cruces, para poder observar qué sucede en esta área, en la que no se puede pescar en comparación con la zona que la rodea y en la que no existía una política de manejo de los recursos.

Entre los resultados que el investigador y su grupo de colaboradores han obtenido destacan la Ley de Pesca y Agricultura (1992) y el trabajo con los pescadores artesanales en sitios piloto, lo que ha contribuido a tener un mejor manejo de la extracción pesquera en el país.

En tanto, el doctor en geología Alberto Ramos compartió algunos de los secretos de la cordillera de los Andes en su conferencia Los Andes: Nuevos y viejos paradigmas. Dijo que son los ciclos orogénicos los causantes de la formación de las montañas, ya que ocasionan los diversos choques que dan origen a las formaciones rocosas; sin embargo, el ciclo clásico que se aceptaba  por excelencia en la comunidad científica no explicaba algunas características geológicas de los Andes.

“Sin embargo hay un ciclo más importante y que conocíamos muy poco asociado con la isomerización y empinamiento de la loza oceánica subducida que generaban otro tipo de historia en la formación y evolución de los Andes”, explicó el ganador del Premio México de Ciencia y Tecnología 2013.

El especialista en geología indicó que el pasado de la formación de los Andes tiene una historia muy particular debido a las diferencias entre los grosores de las cortezas pues de ello dependía que los resultados fueran diferentes en cada zona, y subrayó que los procesos de formación geológico son muy recientes, algunos de tan sólo unos miles de años.

Ramos aprovechó su participación para agradecer y reconocer al pueblo mexicano no sólo por el Premio que esta vez se le otorgó, sino por todas las atenciones que ha tenido a lo largo de la historia con los refugiados de Argentina.

Fuente: Investigación y Desarrollo. 14 de diciembre de 2014.
 


Inicio | ¿Quiénes Somos? | Contacto | Ligas de interés

Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur. 23096 La Paz, B.C.S. México
Tel: (52) (612) 123-8484 Ext: 3931

www.mexicoesciencia.com